divorcio-ninos1

Los niños son egocéntricos, y ello los lleva a consideran que el mundo gira en torno a ellos, que la luna los sigue, que todos los regalos de la fiesta son para ellos, que el amor de papá y mamá es exclusivamente para ellos. Este egocentrismo es parte de su naturaleza infantil, sin embargo, así como se pueden atribuir ser poseedores de cosas positivas, también pueden atribuirse se generadores de los elementos negativos que suceden en tu entorno inmediato, llegando a sentirse culpables cuando las cosas en casa no andan bien.

Y por ello, es muy común que piensen, que sus papás se han peleado por su culpa, que papá se fue de casa porque él se porto mal y que desde ahora se portará mejor. Vemos entonces que cuando los padres deciden separase y/o divorciarse, el hijo puede manifestar cambios bruscos de humor y conducta, lógicamente las dificultades psicológicas que presenten dependerán de diversos elementos, desde la edad misma del niño, del temperamento del mismo, de la actitud de los padres y como estos resuelvan sus dudas y los orienten.

Sin embargo, independientemente de si nuestros hijos presenten problemas emocionales o conductuales evidentes, ante una separación debemos conversar con ellos, según la edad que tengan, y explicar lo siguiente:

  1. El niño no es culpable de la separación.

  2. Sus padres jamás dejaran de ser sus padres.

  3. El amor que le tienen no se acabará.

  4. Esta decisión es para el beneficio de toda la familia.

  5. Darle seguridad sobre el futuro.

Añadido a esto, para orientarlo y ayudarlo a atravesar esta etapa podemos llevarlo con un profesional de la salud mental, donde además se brindará asesoría a los padres para tener un mejor manejo de la situación.

Isabel Solís
Psicoterapeuta

Coméntame cuál es tu consulta o problema al correo isabel.solis@psicoterapiapsicologia.com y te responderé a la brevedad.

2015 © Copyright